REGULANDO_VS

REGULANDO_VS

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Gary Hartstein analiza el estado de salud de Jules Bianchi Comenta en su blog las novedades sobre la vida de Jules, ya en Niza. Motivos para la esperanza en la vida de Bianchi. El traslado a Niza y su salida del coma inducido son dos grandes noticias de cara a ir subsanado su estado grave de salud. Continúa la batalla por la vida para el genio francés. El ex médico de la F1, Gary Hartstein, repasa varios aspectos, en una entrada de su blog, a tener en cuenta sobre el estado actual de Jules. Por Ignacio L. Albero

- Gary Hartstein
La victoria, un concepto que debe ser amplio. El cumplir el objetivo final es, sin duda, un triunfo. Un héroe en ciernes continúa combatiendo por ser el ganador de su duelo personal con la vida. En el camino está de lograrlo. De vencer a esa maldita grúa de Suzuka. Jules Bianchi se aproxima cada día más a lograr un milagro. Su traslado a Niza y salida del coma inducido es un síntoma para la esperanza dentro de la gravedad.
Estar más cerca de casa, con sus amigos y familiares, es una noticia evidentemente positiva para su recuperación final. También que respire por él mismo lo es, ya que, como apunta el ex doctor de la F1 Gary Hartstein, reduce la posibilidad de pequeñas infecciones. Pero esto no ha hecho más que comenzar. La lucha continúa para el francés. El propio Hartstein comenta varios aspectos claves en la entrada de su blog.
Incita a recordar que todos los pacientes contraumatismo craneoencefálico grave son anestesiados. Esto es para que puedan ser ventilados por un respirador,y así obtener un mejor control de losparámetros de muchos pacientes durantelos primeros crucialesdías. Continúa contando que durante la fase aguda, si la presión intracranealse eleva demasiado, y los medios habituales dejan de bajarla, esta anestesia, en sí mismaun coma inducido,es profundamente significativa, como un último esfuerzopara controlar la presión. Así se hizo con Michael Schumacher. Otro combatiente. 
Esta profunda anestesia general, sólo se utiliza durante unos días hasta una semana o dos.Entonces, es cuando la rutina anestésica es reducida lentamente. La velocidad de este proceso depende de las circunstancias correspondientes del paciente,y cómo tolere la retirada de la sedación. Esto fue,probablemente,hecho antes de que Jules fuera trasladado de vuelta aNiza.
Pero todavía está inconsciente, recuerda Hartstein. El hecho de que Jules ya no está sedado, y que no reciba fármacos anestésicos para mantener un estado de coma farmacológico, pero que permanezca inconsciente casi dos meses después de la lesión, es obviamente una gran preocupación. El ex médico de la F1, además, afirma que los daños de Bianchi son perfectamente compatibles con la evolución clínica de un paciente con lesión axonal difusa grave que esté inconsciente en el ingreso hospitalario.

via http://www.caranddriverthef1.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada