REGULANDO_VS

REGULANDO_VS

lunes, 12 de mayo de 2014

El Túnel: Mercedes lucha y Hamilton gana Las flechas de plata abochornan al resto de la parrilla Lewis Hamilton no podía haber escogido mejor momento para estrenarse como campeón en tierras españolas: no sólo se lleva la victoria en Montmeló, sino que también se lleva a casa su cuarto trofeo consecutivo y el liderazgo provisional del mundial 2014. El resto de las escuderías sólo puede ver la estela que deja Mercedes.

 - Lewis Hamilton

Suena el God Save the Queen en honor de Lewis Hamilton, que disfruta de su primera victoria en una carrera de Fórmula 1 disputada en tierras españolas. Nico Rosberg mira al público desde su segundo escalón del podio del Circuit de Catalunya y no puede evitar pisar con el pie izquierdo el cajón que ocupa su compañero de equipo. Es sólo cansancio tras una carrera dura, pero parece lanzar un mensaje, como si no quisiera abandonar ese primer puesto en la tabla clasificatoria del mundial 2014 que hasta hoy había monopolizado desde su primera victoria de la temporada en Australia. Un pie apoyado en una primera posición que ya no es suya, y que a Lewis Hamilton le ha costado cuatro victorias alcanzar, frente a una solitaria de Nico. El inglés ha ido arrastrando su primer abandono en Australia lo que llevamos de temporada, pues el alemán ha terminado siempre entre las dos primeras posiciones y no le ha dado opción a recuperarse. 

Galaxia Mercedes 
Sin embargo, la sequía de victorias de Nico finalmente no ha aguantado el impulso de Hamilton, que al fin se pone primero en el mundial. Él sabía de la importancia de esta victoria, y su celebración en Barcelona era comprensible: le ha costado aguantar el ritmo de su compañero de equipo en las últimas vueltas agónicas, en las que ha notado su presión en la nuca hasta cruzar la línea de meta: "Nico hizo una gran carrera y yo realmente sufrí para contenerle", aseguró tras la prueba Hamilton. Pero no se trataba sólo ganar la carrera, sino de arrebatarle el liderazgo en el mundial. Ese duelo fratricida era prácticamente el único aliciente en Mercedes, pues corrían solos, en otro mundo, en otra galaxia, en otra dimensión. "Parece que ahora es Mercedes quien lucha consigo misma", reconocía tras la carrera el propio Daniel Ricciardo, incapaz de alcanzarles. No había más rivales: mientras Rosberg tardó poco más de medio segundo en cruzar la línea de meta después de Hamilton, Daniel Ricciardo, tercero, llegó a casi cincuenta segundos de ambos. 
Ricciardo al fin podio 
El australiano realizó un buen gran premio ya desde el sábado, aprovechando las desventuras de su compañero de equipo, Sebastian Vettel, que veía arruinada su carrera en la tercera tanda de la clasificatoria por problemas mecánicos y recibía una penalización de cinco posiciones al cambiar la caja de cambios, lo que le mandaba a la decimoquinta posición de la parrilla de salida. Daniel estuvo a la altura de las circunstancias salvando los trastos de Red Bull en el podio: "Sabíamos que no podíamos coger a los Mercedes, pero confiábamos en tener mejor ritmo que los de detrás", dijo Daniel. Ricciardo se resarció al fin pisando el podio, después de que el de Australia, delante de su público, se le fuera retirado por irregularidades. 

Fracaso en Ferrari 
Qué decir del resto: todos llegaron a más de un minuto, incluso el Ferrari de Kimi Räikkönen fue doblado por Lewis. Fernando Alonso, sexto, conservó la honra de ser el último piloto en no ser doblado. Muy lejos de la victoria del año pasado, cuando el español enfervorecía a las gradas enloquecidas. "Desde luego que podría haberlo hecho mejor, pero desde la misma salida sabía que iba a ser difícil", reconocía el español. "Nuestro ritmo era muy lento respecto a los líderes, y no ganar posiciones en la salida no ayudó". Se trata, pues, de un nuevo fiasco del F14T, cuyo ritmo nunca estuvo a la altura de las circunstancias. Poco más podía hacer Fernando que luchar contra su compañero de equipo, a quien adelantó sin ayuda del alerón móvil, en una zona inusual (entre la segunda y la tercera curva) y con una maniobra bien bonita. Era un premio de consolación para un público que, aun así, agradecía la perseverancia del español en tiempos difíciles. Ni siquiera pudo evitar el empuje de Sebastian Vettel, que le arrebató la posición sin contemplaciones: "Ir a tres paradas era un intento de cubrir posición sobre Vettel, pero desgraciadamente perdí el lugar en boxes". De lo único que podrían presumir en Ferrari es de ser el único equipo cuyos pilotos han llegado siempre a la meta en todas las carreras de 2014 hasta hoy. Además, la Scuderia lleva ya 72 grandes premios consecutivos (desde Alemania 2010) puntuando. 
Aburrimiento 
De no ser por el adelantamiento de Sebastian Vettel a Valtteri Bottas en los últimos compases, las cuatro primeras posiciones de la parrilla se hubieran correspondido con las cuatro primeras de la clasificación de la carrera. Una buena muestra de que estuvimos ante una carrera más bien aburrida, muy aburrida, en realidad. Estratégicamente, los equipos se decidieron entre las dos y las tres paradas. Incluso Hamilton y Rosberg diferenciaron sus cartas. Después de que Hamilton mantuviera el liderazgo en los primeros compases, Rosberg montó los neumáticos duros mientras Hamilton se decantaba por los medios. Rosberg logró que los duros funcionaran. Después de un problema con la radio, Hamilton entró a boxes en la vuelta 43 y sufrió con sus neumáticos duros desde que su compañero, en la vuelta 44, montó los medios, más rápidos, y propició el tenso final que no llegó a explotar en adrenalina, pues Nico en ningún momento logró ni tan siquiera intentar un solo adelantamientos sobre su compañero. Sólo las últimas vueltas parecieron amenizar algo la cabeza del pelotón. 

Vettel, magnífico 
Sebastian Vettel y Fernando Alonso realizaron sendas paradas a relativamente pocas vueltas del final completando estrategias de tres paradas, pero el alemán rentabilizó mejor sus neumáticos durante toda la carrera, pues logró ascender con preciosos adelantamientos hasta la cuarta posición, justo por detrás de su compañero de equipo: "Siempre es difícil empezar atrás. En la cola del pelotón no sabía realmente lo rápido que era, así que cuando entré a boxes y monté los neumáticos duros pude alcanzar a los de delante". Una carrera magnífica la del alemán que, aunque muy complicada al principio, fue lidiando poco a poco, superando coches en la pista, hasta lograr la primera posición fuera del podio. Algo que muy pocos hubieran imaginado viéndole partir decimoquinto. Una auténtica proeza de un fuera de serie de quien muchos dudaban que supiera adelantar; ya lo sabíamos, pero por si quedaban dudas, lo ha vuelto a demostrar. 
Force India, doble puntuación 
Valtteri Bottas brilló en la mayor parte de la carrera, aunque finalmente tuvo que rendirse a una evidencia llamada Sebastian Vettel. El de Red Bull le arrebató una magnífica cuarta posición a pocas vueltas del final, pero eso no arruinó su fin de semana pletórico (partió cuarto de la parrilla): "Lo hicimos lo mejor posible. Fue una pena que Vettel fuera tan rápido al final. Intenté defenderme, pero él tenía los neumáticos más nuevos". Aun así, Bottas iguala su mejor posición en la meta de la temporada, que también lo es de Williams. Muy lejos, su compañero de equipo: Felipe Massa llegó decimotercero: "La estrategia de tres paradas podría haber funcionado si hubiera tenido el camino despejado en la primera parte, pero tuve coches delante que destrozaron mis neumáticos". Romain Grosjean, octavo, logró los primeros puntos para Lotus esta temporada, mientras que los Force India se llevaron los últimos puntos del día: Sergio Pérez, noveno; Nico Hülkenberg, décimo. "Ha sido un día difícil, así que volver con dos puntos no está mal", asegura el mexicano. "Quizá pudiéramos haber sido más agresivos con la estrategia. Quizá si hubiera parado antes habría adelantado más posiciones". Para Hülkenberg, era cuestión de limitar daños: "Sabíamos desde el viernes que esta no era nuestra pista… Así que terminar los dos en los puntos es positivo vista la alta degradación de los neumáticos".  

Récords 
En la parte negativa, de nuevo, McLaren, incapaz de puntuar. Muy al contrario que Mercedes, que suman su cuarto doblete consecutivo, con un Lewis Hamilton desatado que firma su cuarta victoria consecutiva, algo que nunca antes había conseguido el campeón mundial de 2008. De hecho, sólo dos ingleses antes que él lo habían logrado: Jim Clark y Nigel Mansell. Algo que le vale también a Mercedes para lograr, también por primera vez en su historia, una quinta victoria consecutiva. Mercedes sigue siendo la única escudería que ha liderado todas las vueltas del campeonato 2014 hasta hoy, aunque Vettel les ha quitado la vuelta rápida en el giro 55. Así se convierte en el quinto australiano en pisar un podio de Fórmula 1, después de Jack Brabham, Alan Jones, Tim Schenken y Mark Webber. Si Ricciardo logra otro podio en Mónaco, sería el número 100 para Australia. Pero para comprobarlo tendremos que esperar quince días. Allí nos vemos. 

via http://www.caranddriverthef1.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada